Creatividad y adicciones


Una existencia llena de vida debe de estar reforzada y acompañada por la creatividad. La creatividad es nuestra capacidad de producir respuestas originales ante cualquier situación que se nos presenta en la vida; es pensar de modo innovador para encontrar soluciones ante los problemas del día a día e incluso tener la capacidad de replantear los problemas y afrontarlos como cuestiones benéficas.

Todos tenemos diferente grado de creatividad, dependiendo de que tanto nos ejercitemos mentalmente.  De hecho la creatividad es uno de los impulsos naturales que nos diferencia como individuos, pues generamos respuestas y estímulos únicos e individuales.

Sin embargo cuando hablamos de creatividad en relación con las adicciones, existe una concepción errónea asociada a ellas. Mucha gente ha promovido la noción equivocada de que el uso de sustancias es benéfico al proceso creativo: creen que los estímulos que causan son buenos a nivel orgánico para promover la creatividad. No solo se limita esta concepción a las sustancias sino a otro tipo de adicciones, pues son varios los ejemplos de personajes – principalmente artistas – que dicen atribuir la creatividad  de su obra a figuras que pueden estas relacionadas con conductas adictivas: el sexo excesivo, las relaciones interpersonales destructivas y hasta creencias religiosas dañinas. Esta concepción de las adicciones es particularmente dañina, pues estimula la creencia de que contribuyen a generar algo positivo, cuando no es cierto.

Toda conducta adictiva es autodestructiva.  Por sus características obsesivas, compulsivas y de dependencia tienden a bloquear la creatividad. De igual modo, las adicciones causan el desgaste y mal funcionamiento de nuestro cuerpo, principalmente el de nuestro órgano rector, que es el que se encarga de todas nuestras funciones y pensamientos: el cerebro.

Las adicciones aparecen principalmente cuando se hace un uso excesivo de una sustancia o situación para lograr obtener sensaciones temporales de placer y bienestar. Sin embargo, cuando el efecto del componente adictivo para de funcionar, lo que queda detrás es la angustia y la incapacidad de llenar los vacíos emocionales que se generaron desde el inicio del comportamiento adictivo. Cuando no se tiene un sano equilibrio emocional, es que se corre peligro de caer en adicciones.

Si tenemos metas claras en la vida, una autoestima sana y una autoimagen verdadera de lo valiosos que somos, sabremos que las adicciones nunca serán el camino que nos conduzca a una vida plena, sana y feliz. Usar nuestra creatividad natural y ejercitarla día con día, es lo que nos permitirá irnos acercarnos a las metas que nos marcamos y obtener verdaderas y duraderas satisfacciones las cuales nos encaminarán siempre a una vida sana y libre.

FUENTE:  Habilidades para la vida – Pensamiento Creativo http://www.habilidadesparalavida.net/es/pensamiento_creativo.html (08 de Diciembre del 2012)

Leer también:

Pensamiento creativo para solucionar problemas

Pensamiento creativo: asumir riesgos

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
Creatividad y adicciones, 9.0 out of 10 based on 1 rating

About author

This article was written by Yosele Angulo Orozco

phản hồi

No Comments

Leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *