La adicción al trabajo no es aplaudible


la adiccion al trabajo no es aplaudibleQuienes pasan la mayor parte del día en el trabajo, incluso sobrepasando sus jornadas laborales pueden ser considerados por gran parte de la población como personas de “alta productividad”, pero la verdad es que una persona que da toda su vida al trabajo, no hace más que descuidar todos los otros aspectos de esta.

A diferencia de un adicto a drogas ilegales, un adicto al trabajo no solo es aceptado socialmente, sino que es aplaudido como una persona digna de admirarse e imitar. En lo que si son similares es en que comienzan a perder todo a su alrededor, alejan a su familia, disminuye su desarrollo como personas, afectan a su salud y pueden inclusive hacerles perder su empleo.

¿Cómo una persona que trabaja mucho puede perder su empleo? Las obsesiones son bombas de tiempo que parecen nunca acabar, pero cuando sucede, derivan en un alboroto emocional alarmante. Con la obsesión al trabajo no es la excepción.

Según una investigación realizada por Vanesa Robles, periodista del ITESO, los horarios laborales en México son de los más pesados del mundo. En 2005 México ocupaba el séptimo lugar en horas laborales acumuladas entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Los trabajadores mexicanos tienen por ley menos vacaciones que el promedio mundial.

¿Causas de esta tendencia social? Podríamos listar decenas, pero se podrían resumir en tres:

 

  • El hecho de ver a los bienes materiales como un fin y no como un medio para alcanzar el fin mayor de la felicidad. La presión social a tener cada vez más bienes y aumentar nuestro “estatus” son una forma de generar angustia y causar así que se trabaje más de lo recomendable.
  • Como comenté en el artículo sobre la Alexitimia (referencia al final de este artículo), las personas que sufren de esta limitación a expresar sus sentimientos tienden a resguardarse en el trabajo. Una persona que no es capaz de entenderse ni expresar lo que siente suele sentirse más seguro en un ambiente de rutina constante donde no tenga tiempo para pensar en probar cosas nuevas, socializar o realizar actividades recreativas.
  • Un poco relacionado a los últimos dos puntos, la presión social y personal de “hacer de nuestras vidas algo productivo” puede hacer que no nos demos el tiempo para realizar actividades que no se consideren que dejen algún bien económico o educacional. Una persona plenamente realizada es aquella que se da la oportunidad de desarrollarse en diversos ámbitos como es la familia, relaciones sociales, deporte, actividades artísticas, el desarrollo de algún pasatiempo, conocimientos y además de todo eso, una carrera laboral.

“La sociedad está enferma”, observan los psicoterapeutas especialistas en adicciones del Centro Universitario de Atención Psicológica del ITESO, Fernando Ibarra Tabares y Rosana Torres Esquivel. Los profesionistas con mayor riesgo de caer en este vicio son aquellos sin un horario de trabajo establecido, como los que tienen su propia empresa, médicos, investigadores o periodistas.

La adicción al trabajo en nuestro país es un campo virgen de investigación psicológica, no contamos con clínicas que brinden atención a trabajadores empedernidos. A diferencia de otras adicciones, esta no solo es impulsada, sino que no es tan sencilla de detectar por lo que no creo sea mala idea que cada uno de nosotros nos autoevaluemos para evitar caer en ella.

La frase “no me alcanza el tiempo” parece estar en nuestro vocabulario diario. El tiempo alcanza, no podemos no tener tiempo si vivimos en promedio más de 26 mil días. Recuerden a diario que el desarrollo de una persona es multidisciplinario, busquen un balance entre los deberes, los pasatiempos, la convivencia y los momentos de relajación y reflexión. Una persona equilibrada no descuida ninguno de estos.

Ustedes ¿qué tan conscientes están del tiempo que dedican a sus deberes y el tiempo que dedican al resto? Reflexionemos.

 

Fuente:  Revista Magis, ITESO

Ver también:

La Alexitímia y las adicciones

Las rutas de escape, vitales para evitar malas decisiones

Adicción al internet, similar a drogadicción

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

About author

This article was written by Valeria Amezcua

phản hồi

No Comments

Leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *