Autoconocimiento: cuatro tips


Muchas veces, cuando necesitamos conocer datos sobre nosotros mismos o describir características propias, nos parece  una tarea difícil; creemos que nos conocemos pero no nos detenemos a pensar y mucho menos a escribir nuestros pensamientos y sentimientos, o las metas que tenemos en la vida y las características que nos facilitarán o dificultarán que las alcancemos. Si bien tenemos claro que es importante el autoconocimiento, no lo hemos ejercitado o no nos sentimos seguros de lo que sabemos sobre nosotros. ¿Qué herramientas pueden ayudarnos a conocernos un poco más a nosotros mismos? A continuación se presentan cuatro tips y ejercicios básicos para poder profundizar nuestra relación con nosotros mismos.

 

1. Tener un diario de emociones. Escuchar nuestras emociones puede darnos muchos detalles sobre nosotros mismos, otras personas o distintas situaciones a las que nos enfrentamos habitualmente. Ser conscientes de nuestro estado emocional, conocer cuáles son las emociones que más se repiten y en que ocasiones se nos presentan, puede facilitar nuestro autoconocimiento en la vida diaria.

2. Imaginar una línea horizontal que representa a nuestra vida. En esta línea marcamos un punto medio que es el ahora. A partir de este momento comenzaremos a incluir los distintos sucesos en nuestra existencia que nos hayan marcado, de esta forma veremos todo lo que consideramos relevante en nuestra vida. Esta línea imaginaria nos servirá para reflexionar sobre lo que hemos vivido y sobre cómo nos planteamos alcanzar los objetivos marcados en nuestro futuro.

3. Quién soy.  Este ejercicio nos permite ver por una parte, quienes somos en este momento y quienes queremos llegar a ser. Lo más importante es decidir cómo vamos a conseguir llegar a ser las personas que deseamos y cuál es nuestra estrategia para lograrlo. Realizaremos este ejercicio, por tanto, comparando la perspectiva de quién creemos que somos y quienes queremos llegar a ser y cómo vamos a hacerlo

4. Realiza tu propio FODA. Un FODA es un análisis que se hace para comparar dos aspectos: las fortalezas en relación con las oportunidades; y las debilidades en relación con las amenazas. Las fortalezas son todos los aspectos positivos que vemos en nosotros y creemos que definen cosas buenas de nuestra personalidad y características. Las oportunidades, son las cosas positivas que queremos llegar a ser o que nos gustaría desarrollar más.  Las debilidades son los aspectos de nosotros que creemos van en contra de nuestra imagen o de las metas que queremos alcanzar, y su relación es con las amenazas, que son las cosas negativas que creemos pueden llegar a desarrollarse si no previene a tiempo. Si hacemos este análisis detallado de nosotros mismos, veremos que tenemos muchos aspectos positivos que generalmente van a favor de combatir nuestras debilidades y de evitar las amenazas. Hay que lograr una conciencia propia de estos aspectos para que nos enfoquemos en desarrollarlos y poder llevar una vida saludable.

FUENTE:  CORCHS, ALEJANDRO. “El camino a la libertad” Edicones B, México , 2012.

Leer también:

Autoconocimiento: Lo que soy y lo que creo que soy

Prevenir las adicciones a partir del autoconocimiento

Cómo evitar y prevenir las adicciones y otras situaciones límite con asertividad

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
Autoconocimiento: cuatro tips, 9.5 out of 10 based on 2 ratings

About author

This article was written by Yosele Angulo Orozco

phản hồi

No Comments

Leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *