¿Qué futuro creamos para nuestros hijos? Reflexión sobre bullying.


¿Qué futuro creamos para nuestros hijos? Reflexión sobre bullying.Hace unos días tuvimos dos noticias sobre niños lastimados a causa del bullying, uno en Chile[1], en donde un niño falleció por golpes propiciados por sus compañeros y otro en México[2]; un menor quedó inconsciente por la violencia ejercida por un compañero de clase.

Desafortunadamente, este tipo de situaciones se están volviendo hábito; las palabras “bullying”,  “matoneo” o “acoso escolar” son llevadas y traídas en todo momento por autoridades, medios de comunicación, como si se tratara de un tema de moda.

Sin embargo, creo que no hemos hecho conciencia como sociedad, sobre los alcances que el acoso escolar puede presentar tanto en nuestro presente como en las generaciones futuras.

En el presente.

Estamos rodeados de un clima de violencia, tanto en México como de manera global.  Los niños, que están abiertos a todo tipo de información que les proporciona tanto el Internet como los medios de comunicación masiva, se están acostumbrando que la violencia es cotidiana.

Nos presentan guerras, estallidos, peleas, sin el menor temor a herir las emociones tanto de niños como de adultos.  Los programas de televisión, películas y videojuegos  son cada vez más agresivos.

Aunemos a lo anterior, que cada vez un mayor número de pequeños, están creciendo solos, ya que hay padres de familia que no pueden atender a sus hijos por la demanda económica y de trabajo.

¿Qué estamos formando para generaciones futuras?

Si continuamos con esta dinámica de violencia, nuestros niños, serán jóvenes y adultos agresivos; no contarán con patrones de equilibrio emocional tan necesarios para tomar decisiones acertadas, tanto en el círculo familiar, como económico, político y social.

Es nuestro deber como padres de familia dar un respiro a nuestros niños; informarnos sobre la forma de fortalecer su autoestima, hacer deporte para mantener un equilibrio físico y emocional, cuidar sus emociones y enseñarles a tomar decisiones propias que no dañen su integridad.

Existe un tema sumamente importante y que no se ha tratado en este portal, el tipo de alimentación que damos a nuestros niños. Según evidencia científica[3], hay factores alimentarios que incrementan el riesgo de desarrollar alteraciones de conducta, tales como la agresividad y la depresión.

¿La causa? una alimentación materna deficiente durante el final del embarazo, así como aditivos – colorantes y conservadores – presentes en los alimentos. Posteriormente incluiremos artículos que hablen sobre este interesante tema.

Les dejo estos renglones a la reflexión; como padres tenemos mucho por hacer para ayudar a nuestros hijos a crecer sanos y felices.

 

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

About author

This article was written by Marina

phản hồi

No Comments

Leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *