Habilidades Sociales: Para vivir y convivir


El ser humano ha necesitado siempre de otros para sobrevivir. Desde la prehistoria, mientras unos cazaban otros se preocupaban por hacer fuego. Para los seres humanos, el vivir y convivir  es un menester que llena muchos espacios al mismo tiempo: desde la diversificación del trabajo que cubre nuestras necesidades hasta la necesidad de comunicarnos.

La sociedad es uno de los principales componentes de nuestra formación. Para llevar una vida sana, es necesario desarrollar las habilidades que nos permitan interactuar y convivir con los que están alrededor de un modo agradable y constructivo.

Para poder lograr esta sana convivencia es necesario enfocarnos primordialmente en la comunicación, pues esta es la base de todas las relaciones. Es decir, debemos ser claros, breves y directos. Si somos claros al expresarnos, encontraremos la manera más sencilla y directa de transmitirlo, de modo que los demás entiendan precisamente eso que queremos decir. Para poder establecer circuitos de comunicación efectivos, son básicas tres habilidades: escuchar, observar y hablar.

Escuchar es la habilidad para prestar atención a lo que dicen los demás. El permitirlos expresarse sin interrupciones, sin juicios e intentando ponernos en la situación de la otra persona creará vínculos de confianza que ayudarán a relacionarse más efectivamente.

Observar es mirar más allá de lo evidente cuando se está teniendo una conversación. El mirar a los ojos a la otra persona, así como analizar sus movimientos, ademanes y expresión -de un modo que no los haga sentir incómodos o invadidos- puede ayudar en gran medida a que entendamos el estado de ánimo de las personas y el mensaje que quieren transmitir, para así poder mostrarnos empáticos ante sus sentimientos o situaciones.

Hablar es tomar el turno para poder expresar las ideas propias acerca de algo. Debemos ser cuidadosos al expresarnos para que los demás puedan entender y logremos así buenas relaciones. Siempre debemos  buscar ser claros, precisos y directos, pero evitando utilizar palabras o expresiones que puedan ser ofensivas o dolorosas  para los demás. El ser asertivos y empáticos es también clave para que nuestras ideas sean respetadas.

Cuando se nuestro turno para hablar, no debemos tener miedo a preguntar las dudas que tengamos respecto a una situación. La meta de las habilidades sociales es lograr una buena comunicación, y para hacerlo, es necesario que las personas que interactúan tengan igual de claros los temas que están tratando.

Cuando expresamos nuestros sentimientos de manera clara, firme, segura y sin agredir, logramos que las otras personas  escuchen y consideren lo que estamos diciendo, valorando nuestras ideas y forma de ser. Aceptarnos a nosotros mismos y aceptar a los demás, es la llave para alcanzar una vida sana en la que el trato sea basado en la dignidad y respeto.

 

FUENTE: Comisión Nacional contra las Adicciones – Habilidades para la vida – Guía práctica y sencilla  a para el promotor nueva vida,  http://www.conadic.salud.gob.mx/pdfs/nueva_vida/nvhabilidades_manual.pdf, (25 de Octubre del 2012).

Léase también:

Los tres grupos de Habilidades para la Vida

Decálogo para padres. Asertividad para prevenir adicciones y situaciones límite en jóvenes

Opinión: habilidades para la vida, prevención del bullying y otros problemas sociales.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (6 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +6 (from 6 votes)
Habilidades Sociales: Para vivir y convivir, 9.5 out of 10 based on 6 ratings

About author

This article was written by Yosele Angulo Orozco

phản hồi

No Comments

Leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *