Negociación y mediación, claves para resolver problemas


Si bien no es posible que en todo momento estemos preparados para afrontar los conflictos y problemas que se nos presenten en la vida diaria, ya sea de índole personal o en nuestras relaciones con los demás, sí podemos hacer cosas para estar prevenidos y contar con herramientas suficientes para enfrentarnos a las situaciones.

En el caso de los conflictos interpersonales, hay dos prácticas que son básicas para obtener el mejor resultado posible ante cualquier confrontación, problema o conflicto: la negociación y la mediación. Ambos son conceptos similares que van encaminados a un mismo fin, que es el lograr conciliar las diferencias que se pueden generar en los puntos de vista de las personas a partir de las diferentes necesidades, valores y objetivos de cada uno.

Cuando queremos negociar o mediar una solución para una situación, es importante que tomemos en cuenta los siguientes consejos:

Ser duro con el problema, no con las personas. Muchas veces los conflictos surgen a partir de cosas que ninguna de las partes involucradas controla, o bien surgen de situaciones que no forzosamente nacen de la mala voluntad de los otros; por ello es importante mostrarnos empáticos y comprensivos, sin intentar ser agresivos ni invasivos con los demás – la solución del conflicto es la meta, no el causar enemistades.

Enfocarse en las necesidades. En algunas ocasiones se genera un conflicto a partir de los distintos intereses de varias personas,  y no por eso tiene que haber un forzosamente un perdedor en la situación. Siempre debemos buscar la solución que más logre satisfacer las necesidades de todos los involucrados.

Mostrar empatía. Cuando surge un conflicto, es importante entender que las otras personas también están buscando su propio bien, y no tenemos derecho a negárselos mientras que no nos afecten o involucren negativamente. Es imperativo ponernos en el lugar de los demás e intentar entender su posición.

Énfasis en los acuerdos. Aunque un problema surja de las necesidades distintas de dos partes, es una estrategia inteligente en buscar objetivos comunes para poder lograr acuerdos. Si nos encaminamos al mismo objetivo, más fácilmente lo alcanzaremos a partir de la cooperación y trabajo conjunto.

Manejar las emociones. Es fácil perder la cabeza cuando estamos ante una situación de presión o que nos causa molestia e incomodidad. Sin embargo, tenemos que procurar mantenernos tranquilos y caer en conductas agresivas con amenazas, insultos o ataques los cuales solo nos alejan de los demás y hacen más difícil encontrar soluciones. De igual forma, si nosotros somos agredidos, intentar ser empáticos y tolerantes.

Objetivar. Tenemos que entender que todos los puntos de vista son válidos y responden a necesidades y deseos personales. Sin importar si alguna opinión va en contra de lo que nosotros preferimos, tenemos que evitar hacer juicios de valor acerca de lo que quieren o necesitan los otros.

Ganar/ganar. Si aprendemos a negociar efectivamente, podemos volver a nuestro oponente en un valioso aliado para resolver un problema. Si buscamos que todos salgamos ganando como resultado de un conflicto, siempre quedaremos satisfechos y al mismo tiempo ayudaremos a los demás a alcanzar sus objetivos propios.

FUENTE:  Habilidades para la vida – Solución de problemas y conflictos  http://www.habilidadesparalavida.net/es/solucion_de_problemas_y_conflictos.html                     (28 de Noviembre del 2012)

Dalton, Marie. “Relaciones Humanas” Cengage Learning Editores, México, 2007.

Léase también:

Solución de problemas y conflictos

Cinco tips para la resolución de conflictos

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 3 votes)
Negociación y mediación, claves para resolver problemas, 9.5 out of 10 based on 2 ratings

About author

This article was written by Yosele Angulo Orozco

phản hồi

No Comments

Leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *