Presión social: Relaciones interpersonales y las decisiones equivocadas


Conforme pasa el tiempo y nos vamos desarrollando en ambientes sociales más amplios, nos podemos encontrar con situaciones que requieren que tomemos decisiones acertadas, y en ocasiones es difícil saber cuál es la decisión correcta sobre un tema, sobre todo cuando tenemos influencia de personas a nuestros alrededor.

¿Debemos o no consumir sustancias? ¿Debemos o no meternos en situaciones de peligro? ¿Es correcto mentir para alcanzar algún fin? Tomar esta clase de decisiones es difícil de por sí, y más cuando recibimos alguna clase de presión. Cuando nos enfrentamos a esta clase de decisiones, algunas veces, estamos rodeados de individuos de nuestro círculo social cercano, y pueden ejercer una fuerte influencia en cómo actuamos. A esto se le llama presión de grupo y es la principal forma de presión social que se nos presenta cuando estamos ante una situación límite.

Amigos, colegas, compañeros de trabajo o familiares ejercen una gran influencia en nuestra vida tan solo a través de la convivencia, aunque muchas veces no nos demos cuenta. Aprendemos de ellos y ellos aprenden de nosotros. Es humano y natural aprender y convivir con la gente del grupo más cercano a nosotros.

Estos grupos sociales pueden generar mucha influencia, ya sea positiva a negativa. Puede que aprendamos de alguien cercano un buen hábito, como el realizar deporte o el leer todos los días, pero también se pueden presentar malas influencias dentro de los grupos sociales: que nos sintamos presionados para consumir sustancias, decir mentiras, dañar a alguien más o realizar cualquier actividad que va en contra de nuestro modo de pensar o de una vida saludable.

Algunas veces cedemos ante la presión de grupo porque deseamos ser agradables para los demás, ser aceptados o porque tenemos temor a ser criticados o sujetos de burla si no hacemos lo que nos dictan. El creer que algo es positivo solo porque un grupo de personas lo hace puede generar en nosotros la creencia de que no es una decisión equivocada, aunque esta vaya en contra de nuestro juicio, nuestro estilo de vida o nuestro sentido común.

A veces es difícil decir no ante la presión social, pero podemos hacerlo. El prestar atención a nuestros propios sentimientos y creencias acerca de lo que es correcto, además de tener la fortaleza y autoestima necesaria para poder negarnos a entrar en situaciones problemáticas las cuales sabemos que no nos dejarán ningún resultado positivo, nos ayudará a siempre tomar la la mejor resolución para nuestro bienestar. Aún si el tomar las decisiones más sanas nos puede encaminar a la perdida de amistades o relaciones con ciertos grupos, debemos recordar que siempre habrá otras personas que nos aceptarán y apoyarán para tener un estilo de vida sano y llevar relaciones enriquecedoras que se basen en la aceptación mutua y la sana convivencia.

FUENTE:  Habilidades para la vida – Relaciones interpersonales  http://www.habilidadesparalavida.net/es/relaciones_interpersonales.html, (23 de Noviembre del 2012)

Dalton, Marie. “Relaciones Humanas” Cengage Learning Editores, México, 2007.

Leer también:

La importancia de las habilidades de comunicación

Autoestima y autoconocimiento: armas contra las adicciones

Autoconocimiento: Lo que soy y lo que creo que soy

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
Presión social: Relaciones interpersonales y las decisiones equivocadas, 10.0 out of 10 based on 1 rating

About author

This article was written by Yosele Angulo Orozco

phản hồi

No Comments

Leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *