Mamás: La mejor dieta según la edad


Sabemos que las dietas milagrosas no existen, así como tampoco aquellas que les funcionan a todas las personas sin distinción. “Las dietas titánicas y restrictivas de comienzos de año son un gran peligro y tienen cero efectividad” -asegura la doctora Maritza Landaeta Jiménez, máster en planificación alimentaria nutricional-. “Perder peso de forma eficaz y mantenerlo en el tiempo no es algo que se puede lograr en un abrir y cerrar de ojos. Es necesario modificar los hábitos de alimentación y realizar actividad física”.

Asimismo, María Mezzatesta, especialista en estética y directora de Figurella Colombia, asegura que a la hora de elegir un programa de alimentación saludable y un régimen para perder kilos de más, es necesario considerar varios parámetros clave: el estado de salud de la persona, el sexo, el estilo de vida y la edad.

  • A LOS 20

La universidad, quizás un trabajo de medio tiempo, tal vez ya no se goza de los privilegios del “hotel papá y mamá” y el tener una agenda social agitada, puede dar como resultado el consumo de muchas pizzas, hot dogs y hamburguesas, o saltarse el desayuno, picar algo a media mañana y comer hasta tarde. Los 20’s son la etapa ideal para comenzar una rutina de buenos hábitos alimenticios, evitando así sobrepeso o malnutrición.

En esta década, el cuerpo necesita minerales y proteínas (para desarrollar masa muscular), grasas de origen vegetal, hierro y vitaminas B y C (para fortalecer su sistema de defensas) y consumir lácteos bajos en grasa.

Es recomendable no saltarse ninguna comida. Pizza o hamburguesas… ¡ solo una vez a la semana! Desayunar completo (y esto incluye un lácteo, como aporte del calcio que se necesitará en las décadas siguientes); en el almuerzo, comer una porción de proteína (que ayudará a fortalecer la masa muscular), una de verdura y un carbohidrato; consumi fruta a mediodía y a media mañana; y tres horas antes de acostarse, es buena opción tomar una sopa de verduras o comer una porción pequeña de pescado o de pollo a la plancha con verduras.

  • A LOS 30

Un buen número de mujeres se casan o se convierten en madres durante esta década (si estás embarazada consume fuentes de ácido fólico, como aguacate, espinaca y naranjas). Muchas trabajan fuera de casa y al igual que aquellas que deciden ser administradoras de su hogar, comienzan a sentir los rigores de una vida cambiante, los cuales suelen traducirse en aumento de peso.

Obligatorios: ensaladas sin aderezos, atún y otros pescados ricos en Omegas, verduras salteadas, cinco porciones de frutas al día, cereal al desayuno para proveer a tu organismo de fibra, alimentos ricos en calcio y en hierro (este mineral se pierde con las menstruaciones), preparaciones al vapor o a la parrilla (¡nunca fritas!), nada de refrescos (y sí mucha agua), ni embutidos, productos de paquete y harinas procesadas.

  • A LOS 40

Buenas noticias: estás entrando a una de las etapas más divertidas, placenteras y enriquecedoras de tu vida. Sin embargo, también es una etapa crítica en cuanto al peso se refiere; la madre naturaleza querrá regalarte cada año algunos kilos y perderlos te será cada vez más difícil. Inevitablemente, tu organismo comenzará a experimentar los primeros cambios hormonales.

La clave está en los antioxidantes, sustancias que previenen el efecto de los radicales libres sobre nuestro cuerpo, culpables del envejecimiento prematuro de las células. Por eso es importante comer cinco porciones diarias de verduras y cinco de frutas, preferir el pescado al vapor o a la parrilla (sin aderezos ni salsas) y picar frutos secos. Aumentar el consumo de alimentos ricos en vitaminas A y D (¡batalla contra la osteoporosis!) y disminuir la sal (así no sufrirás más adelante de retención de líquidos).
Evita el pan blanco, las galletas y panquecitos de paquete, así como los embutidos.

  • A LOS 50

Está a las puertas de la menopausia y con ella llegan importantes cambios en cuanto al funcionamiento de tu organismo. Por ejemplo, tu sistema digestivo comenzará a moverse con lentitud, así que duplica la cantidad de fibra (presente en cereales integrales, frutas y vegetales).

Además, tu metabolismo trabajará más despacio a la hora de quemar grasas. Tienes que ser cuidadosa en el consumo de alimentos ricos en grasa, por lo que es importante disminuir el aporte calórico. Así también, es básico reducir drásticamente el consumo de alcohol, de sal y de harinas, especialmente antes de acostarste), tal como lo aconseja María Mezzatesta.

Asimismo, María Mezzatesta recomienda poner especial atención al consumo de calcio, para prevenir la osteoporosis. Consumir al menos 250 ml de leche al día o dos porciones de yogur, alimentos ricos en fitohormonas para disminuir el riesgo de enfermedad cardiovasculares y cáncer de mama: arroz integral, frijoles, soya, tofu y té verde; y alimentos ricos en bioflavonoides (cítricos, cerezas, trigo y pimentón verde), que no solo combaten los bochornos, la ansiedad y los cambios de humor, sino que ayudan a mantener la elasticidad de la piel.

Aumente la exposición al sol (protección para la piel), con el fin de aprovechar la vitamina D, necesaria para que el calcio que esté tomando se fije en tus huesos.

 

Tomen en cuenta estas recomendaciones y reflexionemos, ¿qué tan al pendiente están del tipo de alimentación que requieren?

Fuente: El Universal Colombia: Especiales, Revista Nueva.

Leer también:

Vitaminas esenciales en las frutas y verduras

La obesidad: mitos y realidades

Las 4 bases de las actividades deportivas

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Mamás: La mejor dieta según la edad, 9.5 out of 10 based on 2 ratings

About author

This article was written by Valeria Amezcua

phản hồi

No Comments

Leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *