Obesidad infantil: Cambios en el estilo de vida sirven para crecer sano


Durante mucho tiempo los expertos en salud han exhortado a los padres de familia a realizar cambios saludables en el estilo de vida, tales como: a) dar a los niños comida nutritiva; b) reducir el tiempo que ven la TV; c) hacer ejercicio y, d) dormir bien por la noche. Llevar a cabo estos simples cambios de vida se han relacionado con un menor riesgo de obesidad en los niños. Sarah Anderson, investigadora de la Universidad de Ohio, dirigió un estudio en el cual los investigadores analizaron datos sobre 8,550 niños, con una edad de 4 años y encontraron que, los niños que adoptaron dos de los cuatro hábitos de vida saludable, eran más delgados que quienes sólo tenían uno de los cuatro. Los niños que habían implementado en su vida diaria tres de los cuatro hábitos tienen 40% menos riesgo de ser obesos.

La Dra. Anderson confirmó que los niños eran menos propensos a ser obesos cuando cenaban con sus familias de seis o siete veces a la semana, dormían por lo menos 10.5 horas cada noche y veían menos de dos horas la televisión por día.  Llevar a cabo estas rutinas mantuvo un efecto preventivo, incluso después de que la Dra. Anderson incorporó otros factores que pueden contribuir a la obesidad infantil, como la obesidad y el bajo ingreso familiar de la madre. Los resultados sugieren que la adopción de estas rutinas puede ser una manera eficaz para las familias para promover un peso saludable en sus hijos independientemente del contexto socioeconómico.

Los niños que participaron en el estudio, nacieron en 2005. Sus padres respondieron preguntas acerca de las rutinas diarias de los niños, incluyendo cuánta televisión observaban, a qué hora dormían en la noche y a qué hora despertaban cada mañana. Estos datos fueron tomados a los 9 meses, 2 años y 4 años. La Dra. Anderson enfocó su atención en los niños de 4 años y encontró que las familias que habían adoptado estas simples rutinas tenían niños con peso adecuado para su edad.

Es sabido que es más difícil para algunas familias que para otras adoptar estas rutinas, pero se debe recomendar y alentar a los padres a realizar estos cambios, porque no sólo ofrecen protección contra la obesidad  en sus hijos, sino que son hábitos sanos que permitirán a toda la familia a prevenir o reducir el riesgo de tener obesidad.

Expertos en obesidad señalan que la clave es empezar, ya que estas rutinas se pueden llevar a cabo en cualquier lugar, incluso mejorar tres hábitos o rutinas pueden traducirse en un marcado efecto sobre el peso corporal.

 

Fuente: http://www.time.com/time/health/article/0,8599,1960732,00.html#ixzz27LGH7n2a

Si tienes algún comentario, pregunta o quieres mantenerte al tanto sobre temas relacionados a la salud, te invitamos a seguirnos en:

Facebook: KualiFamily y Twitter: @kualifamily

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

About author

This article was written by blanca cervantes denis

phản hồi

No Comments

Leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *