Reflexión para el día de las Madres: ¿Cuidamos a nuestras mamás?


10 de mayoHoy celebramos con manteles largos a nuestras mamás o nos celebran, las llevamos a comer fuera o a la típica comida familiar, les damos un pequeño o gran regalo, pero me pregunto ¿cuánto nos preocupamos por su salud? ¿Realmente nos preocupa y ocupa lo que ellas comen? ¿Si hacen ejercicio, si se ocupan de su salud física y emocional, si están contentas?

La obesidad infantil es sin duda un tema alarmante para la sociedad, pues la posibilidad de contraer enfermedades derivadas como la diabetes a una edad tan temprana significa toda una vida de cuidados y tratamientos especiales y dificulta el éxito de su vida adulta. Pero de igual forma debemos preocuparnos por el bienestar de las madres de estos niños. Ya hemos hablado en opiniones anteriores sobre cómo las costumbres alimenticias de las familias definen de forma importante el peso de estas.

Las muertes por enfermedades derivadas de la obesidad son muy dolorosas, porque sabemos que, a diferencia de otro tipo de males, éstas eran totalmente prevenibles. Enfermedades como la diabetes, la hipertensión y los problemas del corazón derivan en muertes espontáneas que dejan un vacío en las familias.

Duele porque para que se haya originado este tipo de problema es porque no se previno y porque, después de ver que nuestro familiar está sufriéndolo, no hacemos nada por evitarlo, sólo vamos al doctor por las medicinas que requiere pero no atacamos el problema de fondo.

Añadidas a este grupo de enfermedades prevenibles se encuentran el cáncer de mama y el cáncer cervicouterino. Parece ilógico, pero pese a que se continua informando a la población sobre la importancia de revisiones periódicas para detectarlo a tiempo y eliminar el problema, el número de muertes sigue aumentando cada año.

En cuanto a problemas de peso, en México, 7 de cada 10 mujeres sufren ya sea sobrepeso u obesidad. Esto significa que deben ser pocas las familias en las que ninguno de sus integrantes tenga alguno de estos problemas. Creo  que es hasta cierto punto, es responsabilidad de las familias en su conjunto, proponer un cambio en ciertas actividades que se saben dañinas para la salud.

Sé que como madres tenemos la gran obligación de cuidar la salud de nuestros hijos desde que son pequeños; optar por nutrirlos y no solo por alimentarlos, porque de esto dependerá su vida adulta.  Sin embargo debemos responsabilizarnos también por nuestra salud para ser un claro ejemplo de disciplina y amor para nuestra familia.

Ahora bien, si ya estamos en el problema, ayudemos a nuestras madres, hijas, hermanas a atacarlo de manera frontal.  Es cuidado integral en la familia.  Vale la pena que reflexionemos sobre la calidad de vida que deseamos.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

About author

This article was written by Marina

phản hồi

No Comments

Leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *